Abiertos 365 Días de 6:30 a 24:00

Más allá de la resiliencia: así influye la psicología en el tenis

«La parte mental es muy importante, porque al final siempre vienen momentos malos y tienes que estar preparado para aceptarlos y así superarlos», ha expresado Rafael Nadal. Con 22 títulos de Grand Slam en su palmarés, el manacorí sigue siendo un referente en cuanto a mentalidad en el tenis, cualidad que lejos de ser un don natural, surge como resultado de un intenso trabajo psicológico.

 

La psicología en el tenis es una especialidad dentro de la psicología deportiva, que estudia y trata la influencia de la mente en el autocontrol, la confianza o la motivación de los tenistas. Aunque el origen de esta disciplina se remonte a los estudios del estadounidense Coleman Griffith en la década de 1930, sus aplicaciones tenísticas son tardías, pese a ser uno de los deportes más exigentes mentalmente, como reconocen los mejores libros de tenis.

 

En la élite del tenis, la presión es máxima: los jugadores top participan en una media de 75-80 partidos año; algunos de ellos superan las cinco horas de duración, y las lesiones son una amenaza constante al más alto nivel. Sin fortaleza mental, resulta impensable resistir mantenerse en el circuito durante décadas, sin desmoronarse, como vemos en el Big Three.

 

«La cabeza es el 90% de un deportista», afirmó una vez el tenista barcelonés Carlos Costa. Este deporte pone a prueba como pocos la capacidad para resistir y superar las adversidades, esto es, la resiliencia. Desde el saque inicial hasta que se pronuncia el game, set and match, al jugador se le presentan infinidad de momentos críticos, como la reiteración de faltas durante el primer saque. Esta circunstancia fuerza al tenista a ejecutar un segundo servicio impecable, y este nulo margen de error tiende a afectar a su confianza.

 

El empate o deuce es otro momento de tensión para cualquiera de los contendientes, por el punto de inflexión que supone una rotura de servicio. En esta situación, las técnicas y ejercicios de relajación adquieren una importancia capital, sobre todo si las sensaciones durante los primeros sets no han sido positivas.

 

Empezar con mal pie da al rival una ventaja no decisiva en el desenlace del encuentro. En la semifinal del Masters 1000 de Cincinnati disputada el pasado año, Carlos Alcaraz se repuso a un match ball y forzó un tie break para superar al polaco Hubert Hurkacz, en un claro ejemplo de consistencia mental. (Estos y otros términos están recogidos y explicados en nuestro vocabulario de tenis).

Ganando el partido mental: de la concentración al 'momentum' en psicología deportiva

Los entrenadores y expertos en psicología deportiva en tenis hacen hincapié en el partido mental: ese duelo interno que dirimen las emociones y la solidez mental del jugador, al margen de la habilidad, la técnica o la forma física. Estos factores jamás alcanzarían su máximo sin una preparación mental adecuada.

 

En particular, la concentración es una de las principales variables psicológicas en el tenis. Afecta a la capacidad de reacción y a la toma de decisiones durante el juego, con el agravante del tiempo, sin un límite establecido en este deporte, lo que obliga al jugador a mantenerse enfocado durante horas, con ayuda de mantras, patrones de comportamiento y otros recursos.

 

Las academias de tenis también subrayan el valor de la autoconfianza como base para el desarrollo de los jugadores. «Si no tienes confianza, siempre encontrarás una forma de no ganar», sentenció el atleta Carl Lewis, y ciertamente las emociones pueden ser el peor amigo del deportista.

 

Un alto porcentaje de los errores no forzados radican en la falta de confianza. Cada temporada se producen choques entre tenistas de niveles desiguales, y la victoria no siempre cae del lado del más talentoso ni experimentado, sino quien pasa por ‘un mejor momento’. En otras palabras, la encadenación de triunfos mantiene su autoconfianza por las nubes.

 

La presión y el estrés crecen paulatinamente a medida que los sets se suceden, y la estrategia de los profesionales para mantenerlos a raya, es controlar la respiración. Respirando de forma correcta, se regulan los niveles de ansiedad y se optimiza el aprovechamiento de la energía.

 

Para los psicólogos deportivos de tenis, otro impacto benéfico del control de las emociones es la identificación del momentum. Este concepto de las ciencias físicas describe, en este contexto, el punto de máxima fuerza o estado anímico de un jugador que le predispone al logro de puntos ganadores. Por tanto, guarda relación con las rachas del fútbol o el efecto hot hand en el mundo del baloncesto.

Artículos relacionados

-50%

Promoción Junio

Es el mejor momento para cambiar tu rutina.
Da el salto y disfruta del deporte relacionándote con un entorno que vive tu misma pasión.

Estamos Creciendo

Este año será realmente especial. Estamos ampliando nuestras instalaciones y nos hace ilusión compartir estos avances contigo.

Contacta con un Comercial

Te contactaremos en menos de 24 horas con toda la información

Abrir Chat
1
¿Necesitas ayuda?
¡Hola! 👋

Estamos encantados de ayudarte con tus dudas.