¿Cuál es la mejor forma de agarrar una raqueta?

Una de las partes más técnicas dentro del aprendizaje del tenis son las posturas y tipos de empuñaduras para coger la raqueta. Según cómo agarres la raqueta conseguirás alcanzar posiciones más óptimas y seguridad para controlar el peso y el movimiento de la raqueta para dar la velocidad y precisión más adecuada en cada golpe. Considerando todo esto, ¿qué tipos de agarres en tenis existen?, ¿cuántos tipos de empuñaduras se pueden hacer? Esto es todo lo que deberías saber.

Cada jugador profesional tiene su estilo, y esto también se define en cómo agarre la raqueta. Esta posición con la que juegue determinará su progreso y eficiencia como jugador de tenis competitivo. De ahí su importancia. Un punto clave, tan representativo y con tanto valor igual que la condición mental, la agilidad o la visión de juego y potencia.

Mango y grip

Cuando se habla de los tipos de empuñaduras y agarres de una raqueta de tenis hay que central toda la atención en una parte principal de la raqueta. No es otra que el mango. Y dentro del mango, el grip. Aquí es donde se tiene que trabajar cada una de las empuñaduras diferentes para la mejora del juego.

Tanto en el mango, como en la cinta que la recubre (grip), que permite un mejor agarre, sujeción y firmeza durante el desarrollo del partido.

Tipos de empuñaduras

La manera en la que se sujeta una raqueta va a determinar el juego. Es un factor clave para el progreso y mejora de cada uno de los golpes habituales en las pistas de tenis. Dependiendo de la forma de agarre del mango, la pelota se comportará de una forma totalmente diferente en cada golpe.

Entre los tipos de empuñadura hay que distinguir dos grupos principales: las empuñaduras de derechas y las empuñaduras de revés. Las más utilizadas son las siguientes.

Empuñadura continental

Este tipo de empuñadura es una de las más clásicas y tradicionales. Se suele usar tanto para las acciones de ataque, como para la devolución de golpes en cualquier partido de tenis. Su origen viene del viejo continente (de ahí su nombre), más concretamente de Francia. Favorece el juego raso de golpeos con bote. Y para su uso se requiere una buena técnica de muñeca. Se suele decir que este tipo de gesto es como si estuvieras cogiendo un martillo.

Empuñadura de derecha Este

Este modelo es similar al anterior. La empuñadura de Este de derecha se basa en la colocación de sobre el grip como si estuvieras dándole la mano a alguien. Es una postura con ciertas ventajas como mejoras del impacto, aunque para golpes liftados no es la más eficiente.

Empuñadura Oeste

La empuñadura oeste tiene su origen en las pistas de cemento, con lo que esto supone: botes más altos. Se trata de colocar la mano por la parte inferior del mango, perfecta para golpes liftados.

Empuñadura de revés Este

La posición de la mano es la más natural considerando la inercia de los golpes de revés. Un impacto más certero debido a la transferencia de peso en la raqueta. Perfecta para los golpes de revés a una mano.

Empuñadura de revés Oeste

Esta empuñadura también está orientada a los golpes de revés. Para ello debes apoyar la palma en la cara superior de la raqueta, para que el gesto permita un golpe mucho más natural, preciso y potente.

Empuñadura de revés a dos manos

En contraposición a las dos anteriores, también es interesante nombrar y practicar la empuñadura de revés a dos manos. Para ello, coloca la mano que va a dirigir el golpe en una posición de empuñadura continental en la parte inferior del mango. Para luego colocar la otra mano más arriba en una empuñadura semi Oeste para conseguir golpes a mayor velocidad.