5 tácticas y estrategias en pádel que debes conocer

Contrariamente a la opinión popular, la improvisación y los golpes fortuitos no tienen cabida en el pádel. La fórmula de un golpe ganador, incluso entre aficionados, contiene dosis elevadas de entrenamiento, acompañadas de una ejecución y una estrategia óptimas. Este último ingrediente, sin embargo, tiende a infravalorarse, pese a resultar determinante en la victoria.

 

Y es que aprender las estrategias en pádel supone una valiosa ventaja competitiva. Con ellas, el jugador interioriza muchas de las mecánicas y movimientos de este deporte: el posicionamiento en pista, la coordinación con el compañero, la anticipación de los ataques del rival, etcétera.

 

Para maximizar la eficacia de su juego, el jugador debe perfeccionar su táctica y estrategia en pádel, preferiblemente con la supervisión de monitores especializados. En este sentido, las clases de pádel en Barcelona pueden agilizar el proceso de aprendizaje de forma drástica. 

Del juego cruzado a la 'lluvia' de globos: 5 estrategias para ganar en pádel

Jugar en cruzado

 

Durante un partido de pádel se alternan los golpes y posiciones en paralelo y en cruzado. Sin embargo, los jugadores más experimentados saben que cruzar las bolas en pista conlleva múltiples beneficios: mayor distancia para la pelota, con lo que se reduce el riesgo de sobrepasar los límites de juego; mejora de la efectividad de globos y dejadas, cuya devolución en cruzado supone un plus de dificultad, etcétera. Por estas y otras razones, la preferencia por el juego cruzado es una de las estrategias para ganar en pádel más utilizadas.

 

Acortar el ‘repositioning’

 

Colocarse en una pista de pádel de forma estratégica es una de las primeras lecciones que recibe el jugador amateur. Después del saque, las posiciones en pista experimentan cambios, dependiendo de la situación de ataque o de defensa, y es importante reubicarse rápidamente en respuesta a las acciones del rival y las debilidades que la posición del compañero pueda habilitar.

 

El proceso de resituarse en pista, o repositioning, consume un tiempo valioso que los jugadores de élite logran acortar al máximo, con idea de privar a los contrarios de cualquier ventaja. Saber reubicarse y bascular sobre los ejes de la pista es crítico en partidos de dobles, y sin duda constituye una táctica de pádel digna de estudio.

 

Defender sin precipitar los ataques

 

La defensa en pádel, como en otros deportes de raqueta, marca la diferencia entre la victoria y la derrota. Defender sólidamente detrás de la línea de servicio, a poca distancia de la pared posterior, efectuando las devoluciones con solvencia y seguridad. En esta situación, y si el padelista es habilidoso desde el fondo de pista, es el atacante quien tiene mayor probabilidad de desesperarse y errar el golpe.

 

La táctica de defender con solidez y aguardar el fallo del rival es efectiva, a condición de que el jugador no se impaciente y precipite un contragolpe equivocado, capaz de conceder al rival la oportunidad de finalizar el punto a su favor. En pádel los triunfos suelen caer del lado de los jugadores más pacientes.

 

‘Lluvia’ de globos

 

El globo es un recurso frecuente en pádel, más que en tenis, donde recibe generalmente un uso socorrido y suele dejar al jugador en una situación vulnerable. Este golpe adquiere aquí un mayor relieve, pues prepara el contraataque y traslada la presión al rival, al tiempo que le desgasta física y psicológicamente (los jugadores ‘globeros’ pueden sacar de quicio a sus rivales).

 

Como las dejadas repetidas en el deporte blanco, la reiteración de globos constituye una de las estrategias de pádel más efectivas, aunque a ojos inexpertos pueda ser interpretada como una burla o falta de profesionalidad. ¡Nada de eso! Según el entrenador madrileño Eduardo Herrero del Riego, el globo «no es un golpe meramente defensivo, es el comienzo de un ataque; es una bola alta al fondo de la pista que puede morir en la pared, que es difícil de devolver; es hacer recular al rival; es ganar la pista».

 

Ser imprevisible

 

El abanico de saques, ataques y defensas en pádel es amplísimo, y dada la ‘juventud’ de este deporte y su rápida evolución, muchos son los recursos que aún están por inventarse. Dar variedad al juego no sólo es positivo para el espectáculo, sino también para el rendimiento del jugador.

 

Ser imprevisible en ataque y en defensa puede mantener al contrincante en un estado de confusión, incapaz de identificar nuestros patrones y de plantear una respuesta clara y efectiva. Con toda seguridad, una estrategia de juego en el pádel que los principiantes no deben olvidar. 

Artículos relacionados

Estamos Creciendo

Este año será realmente especial. Estamos ampliando nuestras instalaciones y nos hace ilusión compartir estos avances contigo.

Contacta con un Comercial

Te contactaremos en menos de 24 horas con toda la información

Abrir Chat
1
¿Necesitas ayuda?
¡Hola! 👋

Estamos encantados de ayudarte con tus dudas.